Compartir
Foto: Agencia Enfoque

La tarde del jueves 25 de mayo una tormenta cayó sobre la comunidad de Santa Catarina Los Reyes, en el municipio de Esperanza, Puebla.

La lluvia ocasionó que la “Barranca del Toro Pinto” se desbordara sobre las viviendas y destruyera todo a su paso; con el deslave de los cerros también vinieron las inundaciones.

La tormenta -por suerte- no dejó pérdidas humanas, pero sí ocasionó que algunos de los habitantes perdieran prácticamente todo. Tal es el caso de Don Salomón Campos Montero, quien perdió su vivienda, sus bienes y también “su herramienta de trabajo”: 50 borregos. Unos murieron ahogados, otros por la temperatura fría del agua y a otros más les cayó una barda encima.

Don Salomón contó a Poblanerías que, en promedio, cada borrego vale entre 2 mil y 3,500 pesos. Tomando estos precios como base, perdió entre 100 mil y 175 mil pesos tras la inundación, aunado a los daños en su casa y camioneta.

Bajo este contexto, ¿por qué es importante la pérdida de estos animales?

De estos se derivan tres productos principales: carne, lana y leche; además de las pieles en razas específicas como Karakul.

El producto distintivo y característico de los borregos es la lana; sin embargo, su leche, en comparación con la de vaca, es más concentrada en grasa, por eso su rendimiento en queso es mayor.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa); la producción nacional de carne ovina es de 56,546 toneladas, con un precio estimado en poco más de 212.5 millones de dólares (40.9 millones de pesos).

En lo que corresponde a la producción de carne de ovino, el Estado de México se encuentra en primer lugar, seguido de Hidalgo, Veracruz, Zacatecas y Puebla con 503,384 ejemplares; esta actividad se da principalmente en el valle de Serdán, en la recta de Tecamachalco-Tehuacán, así como en los municipios de Atlixco y Chignahuapan.

En cuanto a la obtención de lana, Puebla es el quinto con el mayor porcentaje de participación, al registrar 5.5% del total nacional.

El 85% de la carne de borrego que se consume en México, se hace en entidades del centro como: Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Querétaro y Morelos, de acuerdo con la Sagarpa.

Además de tener borregos, don Salomón se dedica a las cosechas de campo por las que, en una jornada, gana alrededor de cien pesos.

Tenía mis animales de los que todo se perdió, tenía cincuenta borregas. Vino el secretario de Gobernación y nos dijo que nos va a apoyar en cuestión de reponernos no sé que tanto por ciento de los animales (…) ya nadamos esperamos que llegue ese apoyo”.

La casa de don Salomón también quedó destruida, así como sus muebles y electrodomésticos; fue la primera en recibir el embate de lodo y agua que azotaron esa tarde.

 

Los cultivos también se perdieron. La cosecha de este año ya no rendirá ganancias. La señora María del Carmen Vélez, quien resultó afectada por las inundaciones, perdió lo que había sembrado en el campo.

Ella platicó a Poblanerías que el corral de sus borregos se inundó y aunque no se murieron, el agua sí arrasó con sus cultivos de frijol y haba. Ahora, por el tiempo de la cosecha, ya no podrá recuperar lo invertido y tendrán que esperar hasta el siguiente año para sembrar.

 

[gap]

POB/LFJ [gap]