Compartir

La incidencia delictiva por la que atraviesa México “es tan grave” que no solo las instituciones, sino también el tejido social están seriamente descompuestos, consideró Serafín Ortiz Ortiz, investigador Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En entrevista con Poblanerías en línea, mencionó que se ha “culturizado” el tema de la maldad, lo que conlleva a un Estado fallido en materia de seguridad.

Serafín Ortiz señaló que no solo se ve el escenario de desquebrajamiento de las instituciones, por eso, esta situación “tan compleja de solventar” necesita de manera “urgente” una recomposición del tejido social, que tendrá como motor el involucramiento de la sociedad.

Soy de los que afirma que México, como lo advertí hace 25 años, estaba en riesgo de entrar en una situación de anomia, de pérdida de valores, de pérdida de normas, y hoy estamos en ese escenario; hoy mismo, ya casi no se respeta nada, donde las instituciones están infiltradas por la delincuencia o criminalidad organizada”.

En este escenario, el académico consideró la necesidad de construir decisiones talentosas que logren permear este flagelo que agobia a la sociedad mexicana, de casi todos los estados de la República Mexicana.

Puebla en la criminalidad

Para el académico, es alarmante que los delitos que se viven en Puebla se estén cometiendo cada vez más de manera dolosa.

De manera lamentable al interior, estamos conociendo que en Puebla se están cometiendo delitos dolosos de manera frecuente, a diario, sin dejar de considerar el número de feminicidios”.

Ante la pregunta, ¿cómo se ve a Puebla desde afuera en el rubro de inseguridad?, el experto respondió:

A Puebla lo vemos de manera muy preocupante, porque su capital se trata de una ciudad con infraestructura constructiva, con niveles elevados en movilidad y economía, es un estado próspero; tradicionalmente se le conocía como una ciudad segura, pero de un tiempo acá se ha convertido en noticia nacional por su incremento delictivo”.

Serafín Ortiz señaló que el gobierno de Puebla debe “incrementar” su interés, así como focalizar el problema y resolverlo; y consideró que debe estar “dando noticias no estadísticas”, pues eso no representa ningún consuelo para nadie.

Eso que pasa aquí y en la mayoría del país, incluyendo a las fuerzas federales, es un lamento que la sociedad civil esté sufriendo el agravio de la delincuencia, deberían tener propuestas en el gabinete, de cómo deben de intervenir y cómo van a resolver el problema”.

El investigador opinó que “todo mal” quiere justificarse, pues a diario hay noticias sobre homicidios, robos, muertes, tomas clandestinas, extorsiones, secuestros, entre otros delitos.

Debe haber un talento superior de quienes conducen a la sociedad mexicana, a los gobiernos, tanto federales como locales, para recomponer el tejido social, para que logremos recuperar las condiciones de paz social, tranquilidad, seguridad y de certeza en los niveles de convivencia”.

El jurista explicó que no solo se trata del tema de la justicia penal, pues si bien cubre un sector, dijo que la sociedad en conjunto y las decisiones centrales de los núcleos de poder de México deben tomar decisiones contundentes con talento y sabiduría, que reviertan los alarmantes índices de violencia que se viven en el país, incluyendo a Puebla.

Mencionó que la justicia penal en México es un grave problema que enfrenta tanto el Gobierno del país como el pueblo que se reciente en el incremento exponencial de delitos.

México vivió con niveles tolerables de violencia que sobreviene de la delincuencia, sin embargo, hoy día vive un escenario dramático.

El jurista opinó que las autoridades, en sus tres niveles de gobierno, vivan “sin temor” vivan sin temor a remover obstáculos que hagan posible el libre ejercicio de libertades y derechos en los espacios públicos de la sociedad.

Miro una crisis muy grave en materia de administración y procuración de justicia, que no ha tenido ni las condiciones ni las posibilidades de contener la violencia en México”.

México, el segundo más violento

Recordó que México en 2016 fue el segundo país más violento del mundo, de acuerdo con un informe publicado por el International Institute for Strategic Studies (IISS) de Londres.

El reporte indica que el conflicto” en México registró 23 mil muertes en 2016, siendo superado por la guerra civil de Siria que causó 50 mil muertes.

Según el informe, en México hubo más muertes que en países como Irak y Afganistan, donde se contabilizaron 17 mil y 16 mil decesos, respectivamente.

Bajo este contexto, mencionó que el 2017 será el año en que se han cometido más homicidios en todo el País.

La estadística del Sistema de Seguridad Pública indica que son más de 18 mil 600 homicidios dolosos los que se han registrado en México en este año; y de seguir con esta tendencia, se podría cerrar el año con 24 mil muertes.

 

 

 


POB/LFJ