Compartir
Foto: Especial.

Volkswagen celebra este mes de octubre 50 años de actividad productiva en la planta de Puebla.

En octubre de 1967 salió de sus líneas de producción el primer vehículo, ícono de la industria automotriz: el Sedan.

Antes, en 1965, Volkswagen buscó una nueva sede de producción que sustituyera a su planta en Xalostoc, Estado de México y eligió un terreno ubicado en el kilómetro 116 de la autopista México-Puebla, en donde el 27 de febrero de ese mismo año se colocó la primera piedra de lo que a la postre se convertiría en la planta de vehículos más grande del país.

La obra civil de la nueva planta concluyó en el mes de julio de 1967, y el 23 de octubre de ese mismo año, los primeros Volkswagen Sedan salieron de sus líneas de producción.

Con esta nueva capacidad de producción, Volkswagen de México cerraba ese año con 17,630 unidades fabricadas.

Entre los modelos que ha albergado la planta de Puebla destacan el Safari, la Brasilia, la Combi, el Caribe (Golf A1), el Golf, El Jetta, el Beetle –este como producción exclusiva a nivel mundial- y recientemente Nuevo Tiguan.

En esta planta automotriz, la segunda más grande de Volkswagen fuera de Europa, se concentran todos los procesos de producción de un vehículo, desde el estampado de las piezas de la carrocería hasta el ensamble final.

Desde sus líneas, Volkswagen de México ha alcanzado importantes hitos, como el primer embarque de vehículos hechos en México hacia Estados Unidos, con 30,000 unidades del Safari, en 1973, y la producción de su primer millón de vehículos, en septiembre de 1980.

En la planta de Puebla se han registrado distintos récords anuales de producción, como el alcanzado en 2012 con más de 600 mil unidades terminadas. Volkswagen de México cuenta actualmente con un récord histórico de producción de más de 11 millones de unidades.

 

POB/LFJ